negocios a traves de redes sociales

El marketing, en su esencia, conecta a la marca y al cliente. Nos encontramos con el cliente, lo conocemos, le hacemos preguntas, y alimentamos la relación hacia adelante. ¿No suena esto como a una cita?

Nuestro desafío es desarrollar la relación hacia adelante, ya sea a través de la marca, el contenido, las redes sociales o cualquier otra parte de la experiencia. Las respuestas de los clientes, en cualquier punto de contacto, determinan dónde se encuentra el cliente en nuestro embudo de marketing, dónde está en su viaje y cómo debemos acercarnos hacia él.

Sustituye “marketing” por “citas” y “cliente” por “cita”, y la analogía es clara como la luz del día. En realidad es una forma muy útil de enfocar el marketing.

¿Quiere una relación sólida? Necesitas que sus clientes tengan éxito y se conviertan en sus fans delirantes, y para que eso suceda, necesitas crear experiencias emocionantes y fomentar sus relaciones.

No quiere ser agresivo o pegajoso o irrelevante. Si lo es, los perderá – sus tasas de abandono serán enormes y tendrá que reevaluar sus mensajes u ofertas.

Al igual que en el marketing, el amor tiene cinco objetivos: atraer, convertir, nutrir, cerrar, retener. Y para el amor de su vida amorosa, o su embudo de marketing, es igual, síguelos de cerca:

1. Concienciación

Acaban de conocerse. Tienes su atención. Se familiarizan con su marca, pero sus intenciones (u ofrecimiento) no están claras todavía. Es vital compartir quién eres y cómo puedes ayudarles a resolver sus problemas. Se trata de ellos, no de usted.

Qué hacer (y qué evitar): Usar sus formatos favoritos! Hable con ellos a través de blogs, medios sociales, preguntas frecuentes o video tutoriales interesantes. Este no es el momento para su discurso de venta (es decir, la propuesta de matrimonio). Ten un poco de empatía y practique la escucha activa. Concéntrese en sus necesidades, edúquelos y establezca la confianza. Su objetivo es atraer la atención, despertar el interés y sobre todo, por favor, ser auténtico. ¿No es esa la base de cualquier relación?

2. Consideración

¡Sí, estamos avanzando! Ambas partes están interesadas en desarrollar la relación. Hay un verdadero sentido de conexión y significado, y se está intercambiando información más personalizada. Cuanto más profundo sea, mayores serán las posibilidades de compromiso.

Qué hacer (y qué evitar): Ceñirse a los formatos que les han funcionado en el pasado: blog, responder a los medios sociales o a los correos electrónicos, o ¿por qué no ofrecerles una prueba gratuita (sin compromisos todavía)? Deje que ellos determinen si el valor está ahí.

Conozca mejor a sus prospectos. Evite los enfoques generales y personalice sus mensajes. Ya debe saber cuáles son sus puntos débiles, así que ofrezca soluciones exactas. Y no los deje colgados; sea puntual con sus respuestas si se toma esto en serio.

importancia de las redes sociales en los negocios

3. Intención

Ahora estamos más allá de los mensajes de texto y las conversaciones telefónicas. Va a cenas, películas, conciertos. ¿Ya se has relajado con Netflix? Bien, salte al mundo de las ventas y el marketing. En este punto está haciendo demostraciones, recorridos, ofreciendo guías electrónicas, casos de estudio, y dándoles pruebas reales y completas de lo que sea que estés vendiendo. Muéstreles su valor; el Por qué y el Cómo son primordiales en esta etapa.

Qué hacer (y evitar): Sí, esto puede parecer más serio de lo que es, pero el cliente está evaluando realmente si hay una buena correspondencia. Cualquier duda u objeción que haya, trátela rápida y efectivamente con un enfoque sin tonterías. Están interesados pero aún no están 100% convencidos. Averigüe lo que falta y llene el vacío.

4. Evaluación

Parece que puede tener esto envuelto. Esta es la última oportunidad de demostrar que es compatible. El cliente puede estar sopesando los pros y los contras, el precio y la longevidad de la relación. Pero, ¿sabe qué? Probablemente estén haciendo lo mismo con un competidor también. ¡Ayúdales a elegirle! Haga preguntas como: ¿Qué necesitamos para que esta sea la mejor decisión para su negocio? ¿Cómo nos comparamos con la competencia? ¿Cómo podemos ir más allá?

Qué hacer (y evitar): Anímelos a hablar y a abrirse. ¿Qué es lo que les falta? ¿Cuáles son los obstáculos para su decisión? Pero no olvide que todo esto debe hacerse con gusto, asegurando las mejores experiencias para el cliente. Si has sido honesto, receptivo y útil desde el principio, serás la persona a la que acudirás cuando sea el momento de tomar una decisión.

5. Conversión

¡Es hora de decidir! Tengan una confianza del 100% en el servicio que ofrecen, asegúrense de que han compartido toda la información clave que necesitan, y creen el mejor escenario posible para que le elijan sin obstáculos. Ya puede empezar a pensar en el brillante futuro que se avecina.

Qué hacer (y qué evitar): Ellos le conocen y confían en usted. Séa persistente y confiado, pero no agresivo, necesitado o codicioso ya que así podría perder a sus seguidores. Recuérdeles sus valores compartidos, insinúe el emocionante futuro que se avecina, y destaque los beneficios si es necesario – ¡lo tiene!

cautivar al seguidorLa comida para llevar

Y ahora, justo cuando por fin querías tomarte un descanso, el viaje del cliente continúa mucho más allá de la venta. Siempre tenga el éxito de su cliente como su principal prioridad. No los contacte sólo cuando estén listos para renovar o cuando se lance un nuevo producto. Manténga la confianza que ha construido.

Teng una estrategia de fidelización de clientes para mantener un contacto regular. Si se mantiene enfocado en el cliente, construirá defensores de la marca y dejará que la buena noticia se extienda aún más.

Siempre impresione con un servicio de alto nivel. Y recuerde, no sólo están comprando soluciones, están comprando experiencias. Cuanto mejor sea la experiencia que cree, más larga y feliz será la relación.

 

5 Maneras en Que Su Embudo de Marketing es Exactamente como Su Vida de Citas